IMG_2308-2

Del cine a la memoria del mundo

Conf-talleres

Para los nacidos luego de la década de los noventa en Cuba, acudir al cine no representa ya el mismo placer, casi eufórico, que movía a las generaciones de los años sesenta, setenta y ochenta. La calidad de las recientes producciones cinematográficas, o la posibilidad a través de los adelantos tecnológicos de ver filmes de excelente resolución desde la casa, no son comparables con la motivación que causó el Noticiero ICAIC Latinoamericano, un fenómeno que hizo que las más de doscientas salas de cine en Cuba se abarrotaran tanto de jóvenes como adultos interesados en ver el noticiero que pasaban antes de la película.

El Noticiero ICAIC Latinoamericano constituye un documento histórico y único. Producidos semanalmente desde 1960 y hasta 1990, eran los embajadores de contacto entre la Isla y el mundo. Las emisiones actualizaban las noticias sobre lo que sucedía en el país y hacía posible su visibilidad para una audiencia variada. La mirada hacia el Viejo Continente a través del lente de los documentalistas fue el eje discursivo de la presentación realizada en el Palacio del Segundo Cabo, como parte de su ciclo mensual de conferencias, impartida por la licenciada Lianet Cruz Pareta, periodista de Prensa Latina.

Las temáticas desarrolladas en los noticieros no se refugiaban en la comodidad de las crónicas de casa. En realidad, sus realizadores salían en busca de historias que cautivaran a la mayoría de las personas en cualquier rincón del país. En aquellos años se exaltaban como noticias principales la guerra de Vietnam, los movimientos de liberación de América Latina y África, y las protestas por los derechos civiles que se imponían en los Estados Unidos. Importancia notable adquirió la mirada social y cultural sobre las relaciones de Cuba con el mundo, se seguía muy de cerca todo lo que acontecía en los países europeos, y principalmente en la URSS.

Solamente en la década del sesenta se realizaron más de 500 emisiones. La mayoría fueron dirigidas por Santiago Álvarez (1919-1998), uno de los artífices más relevantes del cine cubano y director del noticiero por más de 20 años. Títulos como Now (1965), Hanoi, martes 13 (1967) y El drama de Nixon (1971) aún retumban en las mentes de aquellos afortunados espectadores. No solo eran materiales con una actualización noticiosa importante, sino que además ostentaban una calidad artística con fuerte presencia del mensaje político, social, cultural y económico. Los acontecimientos más relevantes del mundo, la información comentada, las imágenes bien colocadas y el compromiso del equipo de realización, fueron factores decisivos que potenciaron cada vez más el éxito del noticiero en las últimas décadas del siglo XX. Uno de los asistentes a la conferencia comentaba al respecto: “Cuando veo un documental antes de la película siento nostalgias por ese Noticiero ICAIC”.

La relación entre el Noticiero ICAIC Latinoamericano y Cuba, en franco diálogo con Europa, no solo se validaron a través de las cámaras y de los documentales que evidenciaban contactos culturales más allá que los propiamente políticos y diplomáticos; en el 2009 la colección de negativos originales del Noticiero fue declarada Patrimonio Nacional de Cuba e inscrita en el Registro de la Memoria del Mundo de la UNESCO.

A partir de este reconocimiento comenzaron las labores para la salvaguarda de este patrimonio, y se firmó un acuerdo entre el ICAIC y el Instituto Nacional del Audiovisual (INA), en Francia, que permitirá la restauración de las copias de 35 milímetros y su reproducción digital en formato de alta definición. La institución francesa propone la elaboración de un catálogo en español sobre el Noticiero ICAIC Latinoamericano y dar a conocer el contexto y nombre de las figuras que aparecen en las películas, desconocidos prácticamente en el ámbito europeo actual. Hasta el momento se han logrado rescatar más de 600 materiales, lo cual constituye un paso adelante en la conservación y difusión de un patrimonio audiovisual que nos representa y pertenece.

10079

Tras la huella aborigen del suroriente de Cuba

Tras la huella aborigen del suroriente de Cuba
Conf-talleres

Una vez más la trascendencia aborigen deja el sabor de la curiosidad y la búsqueda sobre nuestro etnos originario. El Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales Cuba-Europa, Palacio del Segundo Cabo, acogió la conferencia de la Dra. Lilyam Padrón Reyes con el fin de abordar esta temática. Bajo el título “La defensa marítima del suroriente cubano del siglo XVIII: la aportación indígena de San Luis de los Caneyes y San Pablo de Jiguaní”, esta investigadora cubana y profesora de la Universidad de Cádiz ahondó en el papel de estos grupos étnicos más allá de ser solo utilizados como fuerza de trabajo por los conquistadores europeos.

La imagen del indio que ha quedado en el imaginario cultural es el de un individuo indefenso, dócil, sencillo y de escasa inteligencia. Sin embargo, conocer la dimensión que llegaron a alcanzar dentro de la sociedad colonial nos hace cuestionarnos la veracidad de estos estereotipos. Para hablar de la importancia de los “indígenas” o “naturales”, como aparecen en los registros a partir del siglo XVI, es necesario tener en cuenta que el Caribe fue un espacio de contactos entre el Viejo y Nuevo Mundo, con Cuba y sus puertos como nexos de transporte de mercancías.

Debido a la posición geográfica de la Isla, sus costas estuvieron bajo el constante asedio de las potencias europeas, quienes se enfrentaron por su basificación y hegemonía en el área. De acuerdo a la investigación realizada por la Dra. Padrón, los pueblos de indios de San Luis de los Caneyes y San Pablo de Jiguaní estuvieron asociados a la defensa marítima de Santiago de Cuba. Los registros indican que fueron mano de obra en la construcción de fortificaciones y que, agrupados en milicias, se desempeñaron como soldados, diestros en el manejo de armas blancas.

Las consideraciones emitidas por la doctora sumaron nuevas luces sobre la integración de la reminiscencia aborigen que sobrevivió en sus descendientes más directos, analizados en este caso en torno a su participación en las milicias. La creación de los pueblos indios a partir del siglo XVI supone una mayor integración a la sociedad y a las ciudades coloniales de la época. Ejemplos de estos pueblos son Guanabacoa, San Luis de los Caneyes y San Pablo de Jiguaní; en cada uno de ellos se detectan rasgos culturales que guardan estrechan relación con el establecimiento de estos grupos.

Esta conferencia ha sido oportuna para vislumbrar las múltiples deudas que aún existen sobre el periodo de la colonia, el cual urge de pesquisas que indaguen sobre los grupos humanos que en Cuba se encontraron, entrechocaron y negociaron. El Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales Cuba-Europa tiene abiertas sus puertas a la difusión de nuestra historia, cultura y patrimonio. Es parte de la misión de esta institución visibilizar aquellas investigaciones que ayuden a arrojar luces donde antes había sombras y procurar nuevas miradas sobre la historia ya escrita.

DSC1489-1

La Unión Europea en el Centro Histórico habanero

DSC1489-1

Federica Mogherini, alta representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y vicepresidenta de la Comisión Europea, en la primera semana de enero sostuvo una visita oficial a Cuba, encaminada, entre otras intenciones, a reconocer sectores donde la UE puede establecer cooperación con la nación caribeña y fortalecer los vínculos ya existentes.

Desde el reinicio de la cooperación bilateral en 2008, la UE ha acompañado a Cuba en sectores claves como la seguridad alimentaria, la adaptación del modelo económico y administrativo, cambio climático, cultura y patrimonio, por solo mencionar algunas de las prioridades conjuntas.

En la tarde del 3 de enero la diplomática italiana aprovechó la oportunidad para recorrer el Centro Histórico de La Habana junto al director de la Oficina del Historiador de la Ciudad, el doctor Eusebio Leal Spengler.

El Centro Histórico habanero ha sido beneficiado excepcionalmente, a través de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana. Fondos de la Unión Europea se han destinado a la salvaguarda de los valores patrimoniales y culturales que alberga la parte más antigua de la ciudad, reflejados en bienes inmateriales, muebles y colecciones; pero también en proyectos sociales y culturales.

Instituciones como el Gabinete de Restauración y la Dirección General de Proyectos, el Convento de Belén, el Gabinete de Patrimonio Musical Esteban Salas, la Escuela Taller Gaspar Melchor de Jovellanos, el Museo Observatorio del Convento de Belén, el Lyceum Mozartiano de La Habana, por mencionar algunos, han recibido el apoyo desde la investigación, la inversión de recursos, la innovación, las nuevas tecnologías, la capacitación y la difusión cultural.

Entre los proyectos de cooperación sostenidos entre la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana y la Unión Europea, se encuentran las iniciativas “Rescate Patrimonial y Desarrollo Cultural de La Habana: Palacio del Segundo Cabo” y “Gestión integral, participativa y sostenible para el desarrollo local del Centro Histórico y la Bahía de La Habana”, a través de los cuales – entre otros resultados – se pudo restaurar dicho edificio Monumento Nacional para la creación del Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales Cuba-Europa.

En su perspectiva social, fondos de la UE también fueron destinados al programa “Desarrollo social, integral y participativo de los adolescentes en La Habana Vieja”, desarrollado de conjunto con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Oficina del Historiador. El mismo obtuvo como resultados la articulación de una red de atención integral a la adolescencia del territorio, la implementación de talleres y servicios para este grupo etario, y la creación de un centro de referencia para la participación de los adolescentes habaneros y cubanos.

Ambos sitios fueron visitados en la tarde de hoy por la alta representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. En el caso del Palacio del Segundo Cabo, el Historiador de la Ciudad de La Habana acompañó a la diplomática por cada una de las modernas salas con que cuenta el edificio, mostrándole la museografía interactiva y de nuevo tipo con que cuentan las salas del museo, que por su atractivo recibió más de 95 mil visitantes desde su apertura en 2017.

Dr. Evelio Díaz Lezcano durante su conferencia Impacto político, social y cultural de la Revolución de Octubre en Cuba

Apuntes sobre la Revolución de Octubre en Cuba. Conferencia de Evelio Díaz Lezcano

Dr. Evelio Díaz Lezcano durante su conferencia Impacto político, social y cultural de la Revolución de Octubre en Cuba

A propósito de celebrarse este año el centenario de la Revolución de Octubre de 1917, el Centro para la interpretación de las relaciones culturales Cuba-Europa: Palacio del Segundo Cabo, en colaboración con la Cátedra Jean Monnet de la Universidad de La Habana, acogió en su sede el miércoles 18 de octubre la conferencia Impacto político, económico y social de la Revolución de Octubre en Cuba, a cargo del Doctor en Ciencias Históricas, Evelio Díaz Lezcano.

El Dr. Díaz Lezcano abordó la situación que sufrían Rusia y Cuba en las primeras dos décadas del siglo XX. Mientras el primero estaba en medio de un período convulso con la Revolución de Febrero y posteriormente la Revolución de Octubre, la Isla, bajo los intereses del gobierno norteamericano, atravesaba una situación difícil marcada por la corrupción político-administrativa y profundos problemas sociales. El impacto de las revoluciones rusas se hizo sentir en los diferentes sectores del país. La deposición del zar que supuso la Revolución de Febrero y el triunfo de los bolcheviques en la de Octubre visibilizó la posibilidad de un proyecto social viable para las masas.

En Cuba la prensa oficialista no alababa la incidencia que la Revolución de Octubre estaba teniendo en el país. Periódicos como El Diario de la Marina, La Lucha, El Heraldo de Cuba y La Discusión respondían a los intereses del gobierno norteamericano y enjuiciaban con campañas difamatorias el rumbo y los objetivos de la revolución. Sin embargo, la prensa obrera, con escasos ejemplares y difusión, convocaba a través de sus diarios a la realización de actividades con miembros de los diferentes sectores sindicalistas en apoyo a las gestas. Un ejemplo clave de esas acciones fue la celebración en 1920 del I Congreso Obrero, que más tarde, en 1925, fructificaría en la fundación del Partido Socialista Popular de Cuba.

Es sobre todo en los jóvenes lo que favorece ese sentimiento de lucha que comenzó en 1917 con la Revolución rusa. Las organizaciones estudiantiles se establecieron en pos de la situación y de ello nace, en 1922, la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) con la figura de Julio Antonio Mella al frente. A raíz de ello, un año más tarde se realizó el I Congreso Estudiantil, en el cual, a través de la Resolución de apoyo a Rusia se evidenció una postura de fe en el futuro de ese proyecto socialista.

Este encuentro para compartir con las altas dotes comunicativas del pedagogo Díaz Lezcano, a propósito de las revoluciones rusas de 1917 y su impacto significativo en la vida económica, política, social y cultural de la joven y mediatizada República cubana, permitieron que la revisión de esta parte de nuestra historia, se haya presentado como un tema de mucho interés para todos y muy revelador para los más jóvenes.

Tesis de Maestría

Ponencia de maestría “Nuevas tendencias de la museología en el proyecto de uso cultural del Centro para la interpretación de las relaciones culturales Cuba-Europa, Palacio del Segundo Cabo”

Nuevas tendencias de la museología en el proyecto de uso cultural del Centro para la interpretación de las relaciones culturales Cuba-Europa, Palacio del Segundo Cabo

Entre los principales cambios operados en la sensibilidad contemporánea están los vinculados al ámbito del patrimonio. En este universo, la misión del museo, tanto en su dimensión de salvaguarda de un valor como en su capacidad para comunicarlo, ha sido uno de los nodos fundamentales de debate. A las complejas teorías que desde hace medio siglo han atacado y reorientado el museo, y a su aprehensión y puesta en práctica en nuestro país, donde los temas de la cultura y el patrimonio han estado en máxima prioridad, se ha dirigido la propuesta investigativa Nuevas tendencias de la museología en el proyecto de uso cultural del Centro para la interpretación de las relaciones culturales Cuba-Europa, Palacio del Segundo Cabo, de la Lic. Yainet Rodríguez Rodríguez. La tesis fue discutida en la Sala Gabinete, en opción al título de Máster en Historia del Arte, por la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana.

La misma constituye un resultado pertinente para el proyecto del Palacio del Segundo Cabo pues la autora ha sistematizado un cuerpo teórico de referencia para los estudios posteriores sobre el tema en Cuba, ha citado a los autores de mayor relevancia en este ámbito, y ha concatenado una reflexión coherente y desprejuiciada sobre el papel del museo en la sociedad contemporánea y sus modos de relacionarse con el público, a fin de fundamentar las tentativas de la interpretación en nuestro centro.

Este ha sido un trabajo que se ha asumido a la vez que se materializa el proyecto museológico que propone el Palacio del Segundo Cabo. Yainet Rodríguez no solo ha realizado un ejercicio investigativo sino que le otorga a este trabajo un carácter curatorial en la pesquisa de contenidos específicos, y en la selección de temas y aspectos a proponer en las salas Gabinete y Artes Visuales que se refieren en la tesis.

La complejidad del tema que aborda la institución, que se expone desde la proposición de relatos y no desde una colección de piezas patrimoniales y la utilización de recursos que promueven nuevas experiencias y contactos con el usuario, colocan a este trabajo en una dimensión práctica y creativa, cuya mayor resultante es la renovación de un lenguaje expositivo en favor de un espacio museal novedoso en el camino de la interacción con el conocimiento de las relaciones culturales Cuba- Europa.

Es por ello que esta investigación, propuesta a publicarse como material de estudio y consulta responde, en primera instancia, a una necesidad concreta: la de dotar al proyecto de las herramientas teóricas y las definiciones de términos y conceptos que no solo subrayen la pertinencia del proyecto Palacio Segundo Cabo, sino que lo definan en un rumbo. En ese sentido el trabajo de Yainet Rodríguez ha sido riguroso en la búsqueda de una plataforma teórica que determina y fundamenta los conceptos en tensión empleados en el proyecto, entre ellos Nueva Museología, Museología Crítica y Museografía Total, así como el de museos, centros culturales y centros de interpretación.

Escenas europeas de José Martí

Las escenas europeas de José Martí

Las escenas europeas de José Martí

Por: Laura García Méndez

“Las escenas europeas de Martí”, conferencia de la Dra. Francisca López Civeira, fue impartida el miércoles 25 de enero en el Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales Cuba-Europa, Palacio del Segundo Cabo, y organizada de conjunto con la Cátedra Jean Monnet de la Universidad de La Habana. En esta ocasión, el tema se dedicó a José Martí en conmemoración a su natalicio, el próximo 28 de enero.

La Dra. López Civeira es especialista en Historia de Cuba e investigadora de la obra martiana. Se doctoró en Ciencias Históricas en la Universidad de La Habana y es Profesora de Mérito de dicha institución. Forma parte del grupo de estudios sobre Estados Unidos de la Oficina del Programa Martiano y, desde 2012, preside la Cátedra Martiana de la Universidad de La Habana.

En esta ocasión, la conferencista introdujo al auditorio en un pasaje específico de la vida de Martí: su paso por Europa y las crónicas escritas por él de sus vivencias, recogidas en una obra titulada posteriormente “Escenas Europeas”, que actualmente constituyen el tomo XIV de sus Obras Completas. Lo que se dio a conocer como “Escenas Europeas”, inicialmente fue una compilación de crónicas periodísticas sobre Europa, que José Martí escribió entre 1881 y 1882, fundamentalmente para el periódico Opinión Nacional de Caracas. En estas crónicas se percibe un Martí analítico, reflexivo y sentencioso, ante la realidad social y política que vivía la Europa de entonces, pero también sensible ante su belleza.

Aunque estuvo al tanto del acontecer europeo en general, fueron España, Francia e Italia los países más observados por el ojo crítico del Apóstol durante este período de su vida. Sus crónicas se basaban fundamentalmente en asuntos políticos, y dejan ver un particular interés en la política desplegada por la metrópoli española, pero también, como todo hombre ilustrado, se interesó por los adelantos científicos y técnicos, así como por las bellas artes y sus ámbitos de desarrollo.

En sus crónicas Martí habló al mundo, fundamentalmente a Latinoamérica, de las contradicciones de la política de la corona española, de la pugna entre liberales y conservadores, del uso de la religión con fines políticos -fenómeno propio de la etapa medieval-, de la complejidad de la etapa de transición que se vivía en ese momento entre los viejos estamentos monárquicos y el advenimiento de la modernidad con nuevas formas de gobierno, como la república y la democracia.

Martí también se refirió a los grandes hombres con los que tuvo la suerte de coexistir en tiempo y, muchas veces, en espacio. “De una patria, como de una madre, nacen los hombres”, expresó Martí en sus crónicas, en las que además, aludió a la profunda admiración que sintió por el escritor francés Víctor Hugo y por el patriota italiano Giuseppe Garibaldi. Asimismo, hizo notorio al Barón Otto von Bismarck, o Príncipe de Bismarck, responsable de la unificación de Alemania.

“Escenas Europeas”, constituye un verdadero paseo por la Europa decimonónica, relatada además por el hombre de excelente juicio, lucidez y alcance histórico que fue José Martí, por ello la Dra. Francisca López Civeira, al final del su intervención, convidó a todos a su lectura.

Es destacable que esta conferencia contó con la presencia dentro del público del Excmo. Sr. Herman Portocarero, embajador de la Delegación de la Unión Europea en Cuba y de la Sra. Dioelis Delgado Machado, directora de la Casa Natal “José Martí”, así como de miembros del Instituto Cubano de Historia y un representativo grupo de profesores y jóvenes estudiantes de la Escuela Taller “Gaspar Melchor de Jovellanos” de La Habana Vieja.