IMG_1248-1

La España que llegó a América

té intercambio

La España que nos llegó con la conquista de América fue el tema seleccionado para el Té de intercambio de marzo, en el Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales Cuba-Europa: Palacio del Segundo Cabo.

El invitado de nuestro conversatorio fue el destacado ensayista, investigador, editor, poeta, profesor, prologuista, articulista y antologador, Juan Nicolás Padrón Barquín, quien nos adentró en el contexto histórico- cultural de la Europa del siglo XVI. Enfatizó en particular sobre los acontecimientos que marcaban las circunstancias políticas, económicas y sociales de la España de entonces; propuso un recorrido desde la Hispania romana hasta el proyecto de viaje de Cristóbal Colón.

La temática abordada resultó novedosa para la audiencia convocada, pues se presentó una etapa poco conocida, lo cual adicionó nuevos elementos para comprender el contexto que desencadenó la conquista de América.

La riqueza del tema es tan amplia que, a fin de explorar nuevas aristas, se producirá un segundo acercamiento. El Té de intercambio continúa ganando adeptos por hacer de cada encuentro un viaje por la historia, sobre todo, por aquella que marca las relaciones entre la Isla y el Viejo Continente, y despertar el apetito insaciable por la cultura.

4-2

Alimentos y aborígenes de las Antillas

té intercambio

El pasado jueves, en el Palacio del Segundo Cabo, se realizó el habitual espacio Té de intercambio. El bullicio de los invitados se hizo sentir desde muy temprano, ansiosos por escuchar opiniones sobre el tema de este mes que se presentó con el título “Una mirada a la composición alimentaria de los aborígenes en las Antillas y su relación simbólica con los alimentos”. La charla fue conducida por la Lic. Paula de la Providencia García Lara, quien se desempeña como museóloga especialista del Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales: Palacio del Segundo Cabo.

La temática abordada permitió reconstruir la psiquis social de las comunidades aborígenes de las Antillas en el momento de la llegada de los europeos. Con el auxilio de los metarrelatos se establecieron  atmósferas imaginarias entre el mundo  simbólico aborigen y su  producción alimentaria. Explorar en las motivaciones y misterios del origen productivo de las sociedades tribales permitió un acercamiento a nuevas valoraciones acerca de lo que motivó al ser humano a cultivar la tierra.

En la dinámica del intercambio se concluía que, en el caso cubano, sería interesante comprobar en qué medida el conocimiento sobre los hábitos, técnicas y sistemas de creencias de las comunidades aborígenes -en relación al mundo de los alimentos desde su producciones hasta el consumo-, pueden ser tomadas en cuenta para implementar políticas educativas, sociales y agroalimentarias que incorporen el saber de nuestros primeros pobladores al sistema agroalimentario cubano en la actualidad, así como en todos los sectores que intervienen en su funcionamiento.

Estas y otros tópicos sirven de vínculo para que cada tercer jueves de mes, degustemos un delicioso té, mientras juntos construimos nuevos enfoques culturales, promovidos por la memoria personal hacia una identidad local más integral e inclusiva.

01

Las crónicas europeas de José Martí

Cronica Jose Marti

El habitual espacio Té de intercambio fue dedicado este mes a nuestro apóstol nacional y sus experiencias en Europa. El invitado de esta ocasión fue el profesor e investigador Ramón Guerra Díaz, especialista principal del Museo Casa Natal José Martí, quien descubrió para la audiencia nuevos elementos relacionados con la Europa que un joven Martí conoció y vivió, una mirada que impactó, inclusive, a quienes estuvieron familiarizados con la obra martiana.

Aún transido por el dolor del destierro, en España el más grande de todos los cubanos supo apreciar el arte, la cultura y la amistad que le fue prodigada. Asimismo, su breve paso por Francia fue resultado de su profunda admiración por la tierra de Víctor Hugo, cuna de la libertad, la igualdad y la fraternidad. El bullicioso y efervescente ambiente cultural de París estremeció a Martí, hombre cultísimo y de una finísima sensibilidad hacia el arte, el patrimonio y la cultura. Sus crónicas, acompañadas de la interpretación apasionada del contexto en que fueron realizadas, emocionaron a los participantes, quienes se trasladaron siglos atrás en el tiempo y pudieron apreciar con los ojos de Martí cada uno de los aspectos abordados.

Reconocer a Europa en la obra martiana es un hecho, pero algo más increíble es hallar a nuestra pequeña isla dentro del imaginario de los intelectuales europeos que, a través del sentimiento que impregnaba nuestro héroe en su lírica, se interesaron en nuestra tierra.

Una vez más el Té de intercambio se convierte en un espacio propicio para reflexionar sobre la identidad de la nación y sobre aquellas personalidades que la han engrandecido. Este mes, a través de él, el Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales Cuba-Europa ha querido sumarse a las actividades que por el aniversario de su natalicio que se realizan en el Centro Histórico de la capital.