Italia en Cuba

Italia en Cuba

Italia en Cuba

Rachel Cowan Canino

Noviembre 21, 2022

 

 

Llega a su XXIV la Semana de la Cultura italiana en Cuba, que se celebra del 21 al 27 de noviembre. En esta oportunidad, nuestro acogió el sexto seminario histórico sobre la emigración y presencia italiana en la isla.

El Excelentísimo Señor Roberto Vellano, embajador de la República Italiana en Cuba, inauguró el evento y la semana cultural al decir que las celebraciones de este año cubren un amplio abanico de actividades, que incluyen todas las artes. “Las relaciones bilaterales Italia-Cuba son amplias, pero no se podrían entender sin hacer referencia a su base cultural e histórica; por eso creo tan importante estudiar las relaciones y presencias entre ambos países”, comentó.

El primer panel abordó la presencia italiana desde varias aristas: los mambises italianos y la controversial figura de Oreste Ferrara; los principales artistas italianos en la escultura pública cubana, y la precursoría de Fernando Ortiz en la historiografía. Las investigaciones estuvieron a cargo del Dr. Félix Julio Alfonso, la Dra. María de los Ángeles Pereira y el Msc. Luis Edel Abreu, respectivamente.

El público presente pudo conocer acerca de las diversas esculturas famosas de La Habana realizadas por artistas del país europeo, como la Fuente de la India, la de los leones de la Plaza de San Francisco, el pórtico del Palacio de los Capitanes Generales (Giuseppe Gaggini); Monumento a José Martí en el Parque Central (Giuseppe Neri), entre otras. Un dato curioso es que 35 italianos intervienen en la escultura pública cubana del siglo xx, más del 20 % del total de extranjeros.

Por su parte, nuevamente la figura polémica de Oreste Ferrara y su relación con el intelectual cubano Fernando Ortiz formó parte de las conversaciones. Recordemos que Ferrara fue uno de nuestros mambises italianos, firmante de la Constitución de 1940, presidente del Senado de la República, entre otros cargos políticos de gran importancia durante el siglo XX.

También hubo un acápite para conocer sobre la inmigración italiana y sus huellas en nuestro país. Las ponencias resaltaron a figuras y familias de origen itálico como la intelectual Graciella Pogolotti y los Simonetti, una singular familia de profesionales.

El evento concluyó con la presentación de la novela Óleo de Mujer junto al Mar, de la autora Lic. Olga Sánchez de Campanioni y las palabras del cónsul italiano Giulio del Federico.

 

[Tomado de Habana Radio]

Noviembre para celebrar La Habana

Noviembre para celebrar La Habana y la cultura desde el Centro Histórico

Noviembre para celebrar La Habana

Gabriela Ortiz

Fotos: Néstor Martí

Noviembre 2, 2022

 

En el mes de noviembre se celebra a La Habana y la ciudad se pone en movimiento con varios sucesos de intercambio cultural. Para ofrecer detalles sobre los eventos que animarán estas jornadas tuvo lugar este 1ro de noviembre una conferencia de prensa en la Sala Polivalente del Palacio del Segundo Cabo, hoy Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales Cuba-Europa.

Tres serán los eventos que marcarán el ritmo de la escena que recibirá el aniversario 503 de la fundación de la otrora Villa San Cristóbal de La Habana: la Semana Belga, el Festival Habana Clásica, y el Festival Mozart Habana. En el encuentro, la directora del Gestión Cultural de la Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana, Katia Cárdenas, invitó a los organizadores a brindar detalles precisos sobre estos acontecimientos.

El primero de esos festivales que se unen y festejan la cultura desde el Centro Histórico habanero será la 17 edición de la Semana Belga en La Habana, a realizarse del 1ro al 15 de noviembre. La promoción de este programa de actividades estuvo a cargo de Excmo. Sr. Jean-Jacques Bastien, embajador del Reino de Bélgica en Cuba. En esta oportunidad la temática que predominará en la tradición anual que acerca esta nación con nuestro país será la confluencia del cine, la música, y las historietas.

En el ámbito del cine se ha destacado la participación de varios cineastas belgas. Para inaugurar las muestras y los talleres que han preparado de conjunto la Embajada del Reino de Bélgica en Cuba y la OHCH, se ofrecerá una charla con el realizador y guionista belga Philippe de Pierpont con estudiantes de la Facultad de Medios de Comunicación Audiovisual de la Universidad de las Artes (FAMCA). Este encuentro será acogido en la Fábrica de Arte Cubano, sitio que se incorpora como sede del evento y que acogerá durante toda la semana presentaciones e intercambios abiertos al público general.

El cineasta, guionista e historietista Philippe de Pierpont estará presentando, además, su realización documental En otra vida, que reúne testimonios recopilados en un período de 40 años en Burundi. También impartirá un taller de guion en Vitrina de Valonia, sede privilegiada del evento. De esta manera en la conferencia de prensa se destacó la noche de cortometrajes belgas y cubanos el próximo lunes 7 de noviembre.

Otro de los elementos destacados del evento será el viernes 4 de noviembre: la Plaza Belga en la Plaza Vieja. Este festejo incluirá la muestra de dibujos infantiles de Cuba y Bélgica, las exposiciones La vuelta a Bélgica en comic y Kronikas en el Creahm, en Vitrina de Valonia. Además, habrá presentaciones del grupo Gigantería Habana, concursos y juegos de participación, así como un concierto en homenaje a Toots Thielemans por Steven de Bruyn y Jasper Hautekiet que tendrá como invitados a Didier Laloy y Janio Abreu. De esta manera la música unirá a artistas cubanos y belgas que regalarán composiciones originales.

En la conferencia de prensa también se dieron noticias del Festival Habana Clásica, que abarcará desde el 5 al 20 de noviembre y estará dedicado al 170 aniversario del natalicio del aclamado músico y violinista cubano Brindis de Salas. Según compartió con los presentes Marcos Madrigal, director artístico del festival, se recibirán a 50 artistas, entre solistas, directores de agrupaciones de música, teatro y danza, en representación de unos once países.

Este evento continúa los festejos por la década de labor del Gabinete de Patrimonio Musical Esteban Salas, que tiene entre sus misiones principales sensibilizar y contribuir a la educación artística, con la oportunidad de ofrecer cada año esas jornadas clases magistrales que traen consigo un significativo impacto artístico y social. Los organizadores destacaron el apoyo de la Embajada de Suiza en Cuba y el Consejero Político, Económico y Cultural, Lorenzo Suárez, así como de la ONG mediCuba-Suiza, que participa en la organización de los proyectos de carácter social.

El festival conectará, además, con la Semana de la Cultura Italiana, los festivales de Música Contemporánea y Mozart Habana. Este último se realizará como colofón del mes de noviembre, del 20 al 27 de este mes. Es un festival organizado por el Lyceum Mozartiano de La Habana y que llegará a varios lugares del Centro Histórico de la ciudad, con sede principal en su espacio habitual la sala de conciertos del oratorio San Felipe Neri.

 

[Tomado de Habana Radio]

00 Foto Néstor Martí

V Coloquio Presencias europeas en Cuba “Las mujeres en la historia compartida entre Cuba y Europa”

00 Foto Néstor Martí

Octubre 26, 2022

 

La temática de la mujer y su representación en los escenarios sociales en distintas décadas del recorrido historiográfico ha sido, y continúa siendo una preocupación de obligada consulta en la labor investigativa de la comunidad académica de Cuba.

Tal razón convida a especialistas, investigadores y estudiosos de distintas disciplinas de las ciencias sociales y la cultura a pensar la temática dedicada a Las mujeres en la historia compartida entre Cuba y Europa como parte del escenario del V Coloquio Presencias europeas en Cuba, cita que acontece desde este martes 25 y hasta el 28 de octubre en nuestro Centro.

Los múltiples trabajos presentados y sus heterogéneas temáticas suplen muchas de las carencias historiográficas visibles en los textos de consulta. Este V Coloquio resaltará el papel de la mujer como pilar fundamental en la edificación de nuestra identidad cultural. También se encargará de enaltecer, sin prejuicios, los diversos roles y posiciones que estas han alcanzado en nuestra sociedad. Otros de los aspectos de suma importancia a resaltar es que este evento se pronuncia a favor de ofrecer otra visión de la historia que, de manera general, ha sido escrita por los individuos masculinos.

Esta  significativa cita dedicada a la mujer en la historia contó con la presencia de la directora Adjunta de la Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana (OHCH), Perla Rosales Aguirreurreta; Michael González, director de Patrimonio de la OHCH, junto a otros directivos de la institución; la Excma. Sra. Edyta Kwiatkowka-Fayrs, encargada de los asuntos culturales en la Embajada de Polonia en Cuba; el Excmo. Sr. Roberto Vellano, embajador de Italia en Cuba; y el Padre Nicolás, presbítero de la Catedral Ortodoxa Griega San Nicolás de Mira.

Las palabras de inauguración estuvieron a cargo de la Msc. Onedys Calvo Noya, directora de nuestra institución, quien afirmó que “se trata de un espacio para el diálogo y la reflexión, que busca superar rencores y posiciones extremas, trascender estereotipos y reduccionismos, acortar distancias y cambiar las dinámicas de superioridad en los diálogos de la alteridad y el patriarcado.

Asimismo, reconoció “el tema de las mujeres en la historia es trascendental, por sus grandes aristas sociales y culturales, que transversalizan distintas zonas del conocimiento y la creación en sus distintos ámbitos, los cuales hablan de la historia de una nación y de sus lazos comunicativos e históricos con Europa”.

El Dr. Yoel Cordoví Núñez, presidente del Instituto de Historia de Cuba y Profesor Titular fue el primer conferencista de la cita dedicada a visibilizar la presencia de la mujer en la historia compartida entre Cuba y Europa con la temática: La historia de las mujeres. Itinerarios historiográficos en Cuba. Al respecto realizó un recorrido diverso en el mundo intelectual de varios de los movimientos feministas que durante distintas etapas de la historia nacional contribuyeron al ideal independentista y educativo en Cuba.

El Dr. Cordoví, destacó el papel de la mujer en el arte y la cultura, y en especial, en el abordaje de temas complejos en los estudios humanistas. En ello referenció varios nombres, entre ellos, Fina García Marruz, Adelaida de Juan, Mireya Cabrera y Olga García Yero, entre otras distinguidas mujeres que, precisamente, escribieron polémicos testimonios y estudios sobre la presencia y representación de la actividad humanista de las mujeres en los círculos sociales de la nación caribeña.

El primer panel, integrado por mujeres académicas de distintas generaciones, se centró en el tema de las Mujeres de Letras. Escritoras, traductoras y periodistas con la participación de la moderadora, Dra. Zaida Capote Cruz, quien comenzó introduciendo en el debate un interesante estudio sobre la presencia de la Condesa de Merlín en la identidad y el criollismo cubano, a cargo de la Lic. Glenda Pérez Fernández y la MSc. Evelyn Fernández Rodríguez.

Otros abordajes sobre la presencia de la mujer como Laura Mestre y su libro Estudios Griegos de la autoría de la Dra. Elina Miranda Cancela, habla de esos ecos de la apreciación y la conexión espiritual entre Antigüedad y Modernidad en el hábitat femenino en interior de la Cultura Universal.

Asimismo, trasciende en el debate académico de este panel los análisis entorno a Eva Canel y sus paradojas, de la estudiosa Dra. María del Carmen Barcia, y Carolina Poncel y de Cárdenas: pionera de los estudios folclóricos y el romance hispánico en Cuba de la autoría de la MSc. Yordan Arazo Reyes.

En la tarde, trascendió el panel La educación femenina y mujeres pedagogas, con ponencias que resaltaron el desempeño de las mujeres en la educación de la sociedad, en la profesionalización pedagógica y los desafíos que implicó en medio de contextos sociales difíciles. De esta manera, se abordaron las pedagogas femeninas de instituciones religiosas durante la colonia, a cargo de la MSc. Zaylín Hernández Guasch; las educadoras francesas en Santiago de Cuba del siglo XIX, por la Dra. María Cristina Hierrezuelo Planas; las mujeres negras profesionales de Camaguey, por la Dra. Kezia Zabrina Henry Knight; las mujeres en la formación de diplomáticos y la experiencia de Isabel Allende Karam, por MSc. Dariana Hernández Pérez; y dos ponencias versaron sobre la prolíera labor de María Luisa Dolz, gracias a la MSc. Yamilet Hernández Galano y la doctorante Alicia Conde Rodríguez.

El programa científico de este coloquio nos acercará tanto a mujeres reconocidas, con miradas renovadas, como a otras múltiples mujeres apenas mencionadas: mujeres de letras, mujeres pedagogas, mujeres emigrantes y su impronta en nuestra identidad, mujeres activistas -que construyeron un camino hacia la conquista de derechos y la tan deseada equidada-, mujeres artistas, mujeres economistas, mujeres empoderadas, mujeres rebeldes, mujeres patrimonialistas….

Pero también nos ofrecerá mejores herramientas para entender nuestra realidad, donde identidades múltiples reclaman sus espacios y precisan escenarios más funcionales y armónicos, donde se desnaturalice el machismo, que tanto exige a mujeres y hombres en un deber ser construido por la narrativa histórica de nuestras sociedades occidentales. En la organización de este evento prima un espíritu feminista, porque entre los primeros desafios a sortear, está el de entender el feminismo como postura de equidad y de reivindicación, no de enfrentamiento ni de exclusión. Estudiosas y estudiosos de la historia están aquí convocados, una pléyade de investigadores de varias regiones del país y también de allende los mares, de lo más reluciente de nuestro pensamiento, nuestros profesores y jóvenes de gran valía que han venido a compartir y valorar historias de mujeres: de gallegas, catalanas, afrodescendientes, irlandesas, francesas, italianas y portuguesas, de paso por la isla o aplatanadas en ella, que sin duda, dejaron huella. Este encuentro nos permite encontrar e identificar sus rostros, debatir perspectivas, analizar contextos e incrementar esa conciencia histórica de mujer.

El V Coloquio se desarrolla en el marco del proyecto de cooperación internacional Promoviendo la inclusión Sociocultural de las Mueres en el Centro Histórico de La Habana Vieja a través de la gestión del Patrimonio cultural y la atención psicosocial con perspectiva de género, auspiciado por KCD ONGD y la Agencia Vasca de Cooperación para el desarrollo (AVCD).

 

[Redacción Palacio del Segundo Cabo e información de Francisco Delgado Márquez]

La Bayamesa: un canto al decoro cubano

La Bayamesa: un canto al decoro cubano

La Bayamesa: un canto al decoro cubano

Eusebio Leal Spengler

Octubre 20, 2022

 

“En cadenas vivir, es vivir,

en afrenta y oprobio sumidos”

 

Solamente de la lectura de los acontecimientos históricos surge la comprensión correcta de cómo van estructurándose en el orden jurídico los hitos que señalan la vocación y los sentimientos de un pueblo. En agosto de 1980 se aprobó el decreto ley instituyendo al 20 de octubre como Día de la Cultura Cubana. ¿A qué se referían los legisladores?

Recuerdo vivamente los sentimientos personales en relación con Carlos Manuel de Céspedes y el mayor general Pedro Figueredo expresados por Fidel. Del primero, en su memorable discurso del 10 de octubre de 1968, en ocasión del centenario del inicio de la gesta independentista, quedó una definición abarcadora y absoluta:

(…) lo que engrandece a Céspedes es no solo la decisión adoptada, firme y resuelta de levantarse en armas, sino el acto con que acompañó aquella decisión – que fue el primer acto después de la proclamación de la independencia –, que fue concederles la libertad a sus esclavos, a la vez que proclamar su criterio sobre la esclavitud, su disposición a la abolición de la esclavitud en nuestro país.

Gran verdad que encierra la comprensión dialéctica de un proceso político de sólida continuidad: “Nosotros entonces -aseguró ese día- hubiéramos sido como ellos; ellos hoy hu­bieran sido como nosotros”. Fidel halló razones suficientes en el acto audaz y simbólico de aquel 20 de octubre de 1868 para suscribir un decreto ley fundamentado en la interpretación pública del Himno Nacional en la ciudad de San Salvador de Bayamo, devenida capital de la insurgencia patriótica.

La participación popular mostró una unánime sintonía con aquella estructura musical y poética que al decir de la Doctora María Teresa Linares “sigue el patrón rítmico de una marcha, está dividido en dos partes que se complementan en la música desde el punto de vista melódico y formal”. El texto “en estrofas de cuatro versos decasílabos corresponde a las estructuras que se usaban en el siglo XIX para las canciones” ya criollas. De manera excepcional, en una obra lograda se reunieron los valores fundamentales de la cultura cubana.

Es cierto que el doctor Figueredo, nacido en Bayamo en 1818, abogado y notable animador de la vida intelectual entre sus contemporáneos tenía como afición cultivada el amor a la música, de lo cual hallamos antecedentes en su condición de miembro y partícipe de la sociedad La Filarmónica, en Ba­ya­mo, ciudad que junto a Manzanillo mostraba una asombrosa actualidad de los hechos relevantes en la cultura mundial. Allí confluía con hombres del mundo del arte y la literatura como Juan Clemente Zenea, José Joaquín Palma, José Fornaris y José María Izaguirre.

No era precisamente un músico, pero había afinado pianos para pagarse sus estudios y poseía los rudimentos necesarios como compositor. Mucho debe haber influido su conocimiento del patrimonio sonoro universal que creció en sus estancias europeas. Me decía el anciano maestro Manuel Duchesne Mo­rillas, quien fuera director de la Banda Municipal de La Habana, que en nuestro Himno hay algo de El Barbero de Se­villa, la ópera de Gioachino Rossini y desde luego, de los vigorosos acordes de La Marsellesa, el glorioso cántico de la Revolución Francesa de 1789.

Evocábamos, además, que, al crear su magistral Obertura romántica en 1812, Pyotr Ilyich Tchaikovsky incorporó en la épica composición del tema de la batalla de Borodino los aires del himno nacional del imperio ruso y de La Marsellesa, al abordar el drama sonoro de la batalla del río Moscova que enfrentó a la Grande Armée francesa bajo el mando de Napoleón I de Francia y al ejército de Alejandro I de Rusia.

En su versión original, nuestro himno -identificado también como La Bayamesa– se escuchó por vez primera en la festividad religiosa del Corpus Christi, en la Iglesia Parroquial de Bayamo, el 11 de junio de 1868, durante la Misa solemne y procesión popular. Figueredo le había entregado con anterioridad la partitura a Manuel Muñoz, director de la orquesta de la Iglesia Mayor, para su arreglo instrumental.

No olvidemos que la monarquía española se consideraba y, de derecho pontificio, lo era, católica. El Capitán General, por ende, era el vicerreal patrono de la Iglesia y las autoridades lo­cales militares y civiles comparecían en las fiestas y ceremonias solemnes. No es de extrañar que al escucharse aquella me­lodía le surgiese la interrogante al coronel español Julián Udaeta, go­bernador militar de esa plaza, de que más parecía marcha militar que himno piadoso.

Se conspiraba en Bayamo y en otras localidades del centro, Oriente y Occidente de Cuba. Y entre el grupo de los liberales más conspicuos, masón de grado, se encontraba el Dr. Fi­gue­redo. El 20 de octubre, rendida la plaza después de un apasionante asedio, Céspedes, en su condición de líder del movimiento, ofreció una capitulación con honor al coronel Udaeta y atrajo al seno de la insurgencia a Modesto Díaz, el exoficial dominicano devenido servidor de la milicia realista. Este llegaría a ser en su ejecutoria posterior el incapturable guerrillero que tendría por orgullo el apelativo de Jabalí de Oriente.

Al adentrarse en Bayamo el recién estrenado Ejército Libertador, no lejos del atrevido caudillo que había dado la libertad a sus esclavos y proclamado el derecho a la emancipación y al ejercicio pleno de la libertad para todos los cubanos, marchaba el Dr. Figueredo. Se dice que el día 20, mientras festejaban la toma patriótica de la villa, sobre la montura de su caballo Pajarito iba Perucho componiendo el poema de su memorable e inmortal Ba­ya­mesa, cuya melodía ya tarareaba la multitud: “Al combate corred bayameses que la patria os contempla orgullosa (…)”. Y no lejos de él, atraía poderosamente la atención su hija Candelaria, abanderada de la tropa, jinete de bata blanca, llevando el gorro frigio y los atributos de la bandera de Cuba.

Céspedes entraría en la Iglesia Mayor bajo Palio, el dosel bordado sostenido por seis varas de plata a cuya sombra ingresaba siempre la máxima autoridad y asumió el título provisorio de Capitán General del Ejército Libertador de Cuba. Allí se escucharía el Te Deum, canto de gratitud al altísimo y de victoria, solo entonado en contadas oportunidades, y más tarde, sobre las gradas que preceden a la puerta principal de lo que es hoy la catedral de aquella ciudad, el coro reforzado por miles de voces populares interpretó por vez primera nuestro Himno.

Al Dr. Figueredo el destino le depararía duras pruebas. Su vida como hombre de gabinete no era la de su mentor y amigo Céspedes, jinete y esgrimista, hombre temible en el uso del arma de fuego probada en la caza o el duelo. Era Perucho un ser reflexivo, cuyos ojos en el retrato que conservamos, obra del maestro santiaguero Federico Martínez, aparecen brillantes pero marchitos por la lectura y el estudio. No soportaría los rigores de la guerra. Enfermo le capturaron y sus sentimientos fueron los mismos de aquella proclama que dirigió al pueblo bayamés en octubre de 1868: “Yo me uniré a Céspedes y con él marcharé a la gloria o al cadalso”.

Lo acompañó en lo primero y le precedió en la muerte. Fue fusilado descalzo, en un matadero de animales al que llegó por sus propios pies ulcerados, exhausto pero inamovible en sus ideas independentistas, el 17 de agosto de 1870, en Santiago de Cuba. Yace en una fosa común jamás identificada pero su nombre permanecerá perennemente unido al de su obra ma­yor, nuestro Himno. Ante su efigie y su memoria han de inclinarse, con la cabeza descubierta, los cubanos de todos los tiempos.

La versión del bello cántico que entonamos hoy la debemos también al Apóstol José Martí, quien publicó la letra y una variante musicalizada por Emilio Agramonte, en la edición del periódico Patria, el 25 de junio de 1892, con la sentida esperanza de que lo entonaran enardecidos “todos los labios y lo guardaran todos los hogares (…), el himno en cuyos acordes, en la hora más bella y solemne de nuestra patria, se alzó el decoro dormido en el pecho de los hombres”.

 

[Tomado de Habana Radio]

Polonia protagonista

Polonia, protagonista del taller infantil

Polonia protagonista

Octubre 15, 2022

 

Como cada semana, nuestro Centro acogió un nuevo encuentro del taller infantil para aprender de la cultura del Viejo Continente y sus vínculos con Cuba. La ocasión de este miércoles contó con la presencia de Dorota Szulc, II secretaria y jefa de la Sección Consular, Administrativa y Financiera de la Embajada de Polonia en Cuba, quien compartió con las niñas y los niños en una clase sobre este país europeo ubicado en el mismísimo corazón del continente.

Uno de los momentos de la tarde estuvo dedicado al idioma polaco, una lengua proveniente de las eslavas occidentales y que resulta tan poco frecuente escucharlo en nuestra isla. Los estudiantes preguntaron cómo se decían en polaco las palabras chino, Europa, pizza, entre otros, y hubo quienes quisieron aprender a decir la frase “mi nombre es…” en este idioma.

Entre los temas abordados estuvo la localización geográfica de Polonia y sus símbolos oficiales. Sobre esto último, conocieron que el país cuenta con dos banderas: la de dos franjas; la otra, la bandera del Estado, que se utiliza para las representaciones diplomáticas. Ambas tienen los colores blancos y rojos provenientes del escudo nacional, un símbolo polaco cuyos orígenes se remontan al siglo XIII, cuando el águila blanca fue fijada sobre una superficie roja por los príncipes de la dinastía de los Piastas.

Posteriormente, se llevó a cabo el juego de la memoria, una actividad esencial para el aprendizaje y que mejora las habilidades comunicativas y sociales de los niños. Mediante fichas emparejadas, aprendieron sobre las principales ciudades y regiones del país, entre ellas Cracovia y Varsovia, la capital y urbe más poblada.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Varsovia quedó completamente destruida por los bombardeos alemanes. No obstante, los polacos tuvieron la actitud valiente de no perder la fe y restauraron la ciudad, salvaguardando así la cultura y la historia. Las niñas y los niños conocieron que, muy joven, Eusebio Leal Spengler viajó a Polonia y dedicó un día a las labores de reconstrucción de Varsovia.  En aprecio a su ejemplo, le obsequiaron un ladrillo de arcilla calcinado del Castillo Real de Varsovia, el cual se encuentra en la actualidad en los muros interiores de la planta baja del Museo de la Ciudad, antiguo Palacio de los Capitanes Generales.

De Cracovia se comentó sobre la leyenda del dragón que aterrorizaba a sus habitantes y que, hoy en día, tiene una escultura a la entrada de la cueva en la que, se dice, habitaba.

Para concluir, conocieron sobre figuras representativas de la cultura polaca y sus vínculos con Cuba. Tal es el caso del pianista Chopin, que cuenta con una escultura de bronce en la Plaza de San Francisco; el patriota Carlos Roloff Mialowski; San Juan Pablo II, Sumo Pontífice de la Iglesia Católica y primer Papa que visitó Cuba; o los tan conocidos por los cubanos carros llamados “polaquitos”, Polski Fiat 126p.

Día internacional de la mujer en la ingeniería

Día internacional de la mujer en la ingeniería

Día internacional de la mujer en la ingeniería

Junio 23, 2022

 

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible establece un marco de resultados compuestos por 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), 169 metas y 232 indicadores, que utilizan el concepto de sostenibilidad al abordar ciertos desafíos globales que van desde el cambio climático, la pobreza, las desigualdades sociales, de género y la paz, hasta llegar al medioambiente. Como consecuencia, cada uno de los ODS tiene metas específicas que requieren de acciones a todo nivel e involucra a disímiles entidades públicas, reguladoras, controladoras, privadas, sociedades civiles y fundamentalmente, las instituciones de educación superior. Por tal motivo, la educación superior tiene en sus manos la premisa de generar las competencias necesarias en la sociedad que permitan enfrentar los cambios globales.

Sobre esta premisa se pudiera mencionar el caso de las carreras de ingeniería debido a que constituyen una herramienta fundamental para responder a las necesidades de la sociedad actual. Sin embargo, las bajas tasas de participación por parte de las mujeres en este tipo de carreras, comparadas con los hombres, son preocupantes. Según el Fórum Económico Mundial, esta brecha se refleja, por ejemplo, en la red social de LinkedIn, donde se estima que las mujeres representan el 15% de los trabajadores en el sector de la ingeniería, a pesar de que la ingeniería tiene una de las mayores tasas de crecimiento del empleo.

Acerca de por qué es tan bajo el porciento de mujeres en ingenierías, la Comisión Europea propone como principales motivos la tradición de la cultura patriarcal, los estereotipos sobre los roles de la mujer y la construcción social de que este sector es para hombres. Relacionado con lo anterior están las barreras internas, en las que se incluyen factores psicológicos que alejan a las mujeres, como la falta de confianza en sus habilidades de negociación o el rechazo al riesgo y a la competitividad. En las barreras externas influye la masculinización de las ingenierías, donde se manifiesta la ausencia de modelos femeninos, la falta de información y, en la base educacional de la sociedad, el hecho de que la enseñanza de las ciencias se dirija, en su mayoría, hacia los hombres.

Por tal motivo, para celebrar los logros más sobresalientes de las mujeres ingenieras de todo el mundo, la Sociedad de Mujeres Ingenieras (SWE por sus siglas en inglés) estableció el 23 de junio como el Día Internacional de la Mujer en la Ingeniería. Esta fecha, lanzada por primera vez en el Reino Unido en el año 2014 y aprobada por la Unesco en el 2016, busca concientizar, a nivel internacional, sobre la importancia de esta profesión para las futuras generaciones femeninas, contribuyendo al desarrollo económico de las sociedades a nivel global. El tema de este año es Inventoras e Innovadoras al tener como premisa fundamental la de perfilar a las mejores, más brillantes y valientes mujeres en ingeniería que se atreven a ser parte de la solución y ayudan a construir un futuro más brillante.

Hedwig Eva Maria Kiesler, más conocida como Hedy Lamarr es un ejemplo femenino en la ingeniería. Nacida en Viena, ideó y patentó la transmisión en espectro ensanchado por salto de frecuencia (FHDD); en cuyos principios se basan el GPS, el Bluetooth y la wifi. Por otra parte, Edith Clarke estudió en el Vassar College cuando las mujeres no podían entrar en la universidad. Fue trabajadora de la General Electric y creó la “calculadora Clarke”, un dispositivo gráfico que cumplía la función de resolver ecuaciones lineales que implican la utilización de funciones hiperbólicas, diez veces más rápido que los métodos empleados hasta el momento. Elisa Leonida Zamfirescu, nacida en el Reino de Rumania, investigó la producción de sulfato de cobre, que años más tarde se utilizaría para la destrucción de hongos nocivos y también desarrolló un método eficaz para fabricarlo a partir del mineral de cobre.

 

[1] World Economic Forum. (2020). World Economic Forum. Obtenido de Insight Report. The Global Gender Gap Report 2020: http://reports.weforum.org/global-gender-gap-report-2020/

dest Nuevas tendencias museológicas en el Palacio del Segundo Cabo

Nuevas tendencias museológicas en el Palacio del Segundo Cabo

Nuevas tendencias museológicas en el Palacio del Segundo Cabo

Desde la apertura de sus salas permanentes el 9 de mayo de 2017, el Palacio del Segundo Cabo se ha convertido en un sitio de referencia en la práctica museológica contemporánea en Cuba. La clave de su éxito se debe a la implementación de las nuevas tecnologías en función de mejorar la comunicación con sus públicos, a fin de explicar las relaciones de Cuba y Europa durante cinco siglos; lo que nos acerca, nos diferencia, lo que la Isla ha aportado al mundo.

No se parece a ninguna otra institución museal, pues en su momento de concepción y materialización no existía un referente nacional que sirviera de modelo. La libertad de crear a partir de cero permitió hallar soluciones novedosas y de integrar criterios a la museología coherentes con el tipo de institución que se ambicionaba y en consonancia con los principios de las nuevas tendencias museológicas.

Varias aristas complejizaron la propuesta. Uno de los mayores desafíos fue la conceptualización de una relación intensa y prolongada histórica y geográficamente entre Cuba y Europa, así como decidir los mensajes más relevantes a transmitir; otro fue concebir una museografía participativa que asumiera a los espectadores como sujetos activos y que promoviera interacciones más amplias —el público como consumidor y emisor—, procurando un fácil acceso de todos los individuos.

Una práctica definitoria que ha marcado el centro es explicar y contextualizar los contenidos por medio de mensajes breves, atractivos y provocadores, a fin de que el visitante comprenda las circunstancias culturales, sociales, económicas y políticas que han marcado cada período histórico, la manera de pensar de los individuos, la identidad en evolución de las culturas. En tanto se potenciaba una comunicación persuasiva y se reivindicaba una perspectiva democrática y descentralizadora con respecto al rol del usuario, la museografía se aleja de los tradicionales sistemas expositivos e incorpora módulos participativos —entre los cuales se encuentran mesas multitáctiles, quioscos y un área con sensor de movimiento propicio para la danza, para los cuales se han desarrollado aplicaciones didácticas—, audiovisuales, multimedias, escenografías, recursos gráficos, cajas de luces, fotografías, módulos de sonido (trompetas) y dispositivos táctiles, que motivan a conocer más por el tema en cuestión.

Las nuevas tecnologías son un medio eficiente para aproximar al visitante a los contenidos que se desea dar a conocer, ya sean testimonios de viajeros, libros, personalidades influyentes en el pensamiento social y científico de una época, matrices modélicas que delinearon la arquitectura de La Habana, cartografía sobre Cuba realizada entre los siglos XVI y XIX, ritmos danzarios o géneros musicales. Las soluciones tecnológicas aplicadas viabilizan propuestas que emplean el sonido, la imagen —fija o en movimiento—, el tacto y el movimiento corporal para favorecer las conexiones entre los usuarios y la exposición permanente. Continuamente se invita a realizar una actividad gratificante y a intervenir en dinámicas colectivas, lo cual contribuye al intercambio con otras personas y a hacer de su visita un acontecimiento excepcional.

En cada sala el público encuentra diferentes maneras de relacionarse con los medios tecnológicos y los softwares que permiten su funcionamiento; en todos los casos responden a requerimientos específicos de sus contenidos y a los mensajes relevantes seleccionados. La museografía del Palacio se ha concebido abierta, de manera que pueda modificarse y enriquecerse con nuevos contenidos según sea posible, lo cual permite una actualización constante del discurso. Estos pueden reajustarse de acuerdo a los criterios museológicos que se manejen, siempre que se apueste por integrar nuevos ángulos, nuevas percepciones o que se precise de un lenguaje específico para un tipo de público que así lo demande.