Óleos y tintas. Primeros visitantes y rectores de la Academia (II parte)

Enero 22, 2015

Por: Yanet Oviedo

En los diferentes circuitos artísticos del país la inmersión francesa iba dejando la huella del desarrollo y la modernización. Especial revuelo tuvieron las artes plásticas en los albores del siglo XIX. Manifestaciones como la pintura y el grabado fueron favorecidas primero por la apertura de una academia, y segundo con el establecimiento de aproximadamente dieciocho imprentas y litografías en La Habana, las cuales impulsaron la enseñanza, la creación y la difusión de un quehacer que hasta la fecha había sido desestimado.

Es imprescindible conocer la mentalidad de la época y sus circunstancias para entender la magnitud que alcanzó la pintura de ascendencia francesa durante este período. Pintura, que no habría de olvidar los excitantes dibujos navales del gascón Dominique Serres (1722-1793) cuando retrató fielmente el rostro de La Habana a la toma de los ingleses. Comenzaría entonces, desde la plástica, una especie de lazo afectivo entre dos culturas que al descubrirse nunca más se separaron. Serres no fue un chispazo en el siglo XVIII, fue el soplo que vaticinó y abrió las puertas a un nuevo amanecer.

Y así llegó, recomendado por el mismísimo Goya, Jean Baptiste Vermay, convirtiéndose con la dirección de la Academia, en nuestro primer guía oficial. Sería este un maestro constante, inculcando hasta su muerte en las jóvenes generaciones la poética davidiana.

En el amplio historial del distinguido pintor resaltaría, antes de su arribo a suelo americano, el  honorable puesto como profesor de la hija de Josefina Beauharnais, primera esposa de Napoleón I Bonaparte. Este último, le concedería una medalla en 1808 por su cuadro “María Estuardo, reina de Escocia, recibiendo la sentencia de muerte que acaba de ratificar el Parlamento”. Algunas de  sus primeras obras, de las cuales la historiografía solo ha podido rescatar su nombre son “El nacimiento de Enrique IV”, “Gabrielle de Vergy”, “Pierre Fourey es absuelto de la acusación que pesa sobre él”, “El descubrimiento del Derecho Romano”, “Diana de Poitiers y Margarita de Navarra recibiendo de Clement Marot una balada compuesta para ella”, “La Reina Isabel”, et al. Todas estas piezas de temas históricos presentadas en los Salones de arte entre 1812 y 1814 denotan el estrecho vínculo de Vermay con los representantes de la corona.

El pintor arrastraría hasta Cuba el refinamiento y el “buen gusto” del ambiente cortesano. En su “Retrato de hombre” (1819), el artista intenta romper con la mirada frontal del sujeto representado, colocando su visión fuera de los marcos del cuadro. La paleta oscura hace de las líneas imperceptibles trazos que transmiten al receptor una sobriedad casi asfixiante. La posición cruzada de las manos al tiempo que sostiene un libro sugiere la distinción y la personalidad del individuo perpetuado.

Del mismo tema es su “Retrato de la familia Manrique de Lara”, muestra de la fusión de elementos propios de la cultura francesas con motivos típicos de la isla tropical. Así, contrastan los exquisitos ropajes y el costoso juego de vajillas de esta familia ilustre con la exótica cotorra que exhibe en su mano derecha el excelentísimo señor. Amén de la idealización de los personajes  el autor consigue captar una realidad que cada vez más atrapa su sensibilidad.

Testimonios del contexto también resultaron sus tres obras destinadas al referido Templete a petición del entonces Gobernador General de la isla Don Francisco Dionisio Vives y presupuestada por el Obispo Espada. “La primera misa” y “El primer cabildo” datan de 1826, mientras “La inauguración del templete” es de 1828. En el inicial mural se aprecia al fray Bartolomé de las Casas oficiando la consabida ceremonia inaugural junto a la histórica ceiba. Vermay recrea igualmente el posible séquito del sacerdote y los soldados españoles que acudieron a la cita.

Para el segundo cuadro, el interés del artista por reflejar miméticamente dicho acontecimiento lo condujo a documentarse en el Archivo de Indias de Sevilla, según declaró el eminente pintor Esteban Valderrama en el libro “La pintura y la escultura en Cuba…”, lo que supone que este sea más fiel que el mural anterior. Finalmente en el tercero, describiría de manera minuciosa la misa ofrecida por Espada en conmemoración a la primera de este tipo realizada en Cuba. Detrás de las estáticas figuras se encuentra, a modo de telón de fondo, una rústica vivienda con su clásico tejadillo a dos aguas flanqueada por las originarias palmas reales. El creador personalizaría a cada uno de los participantes, incluyéndose dentro del amplio grupo de figuras insignes de la época.

Vermay recibiría por su ardua labor importantes honores entre los que destacan el nombramiento de Pintor de la Real Cámara por Fernando VII y Socio de Mérito por la Sociedad Patriótica de La Habana. Al  llegar a costas cubanas nunca se hubiese imaginado traductor junto a Zárraga del Hernani de Víctor Hugo o escritor de poesías en castellano. Lo cierto es que hasta el poeta del “Niágara”, con el gozó una estupenda amistad, le dedicaría al morir unos conmovedores versos:

Vermay reposa aquí: la lumbre pura

Del entusiasmo iluminó su frente:

Un alma tuvo cándida y ardiente,

De artista el corazón y la ternura.

Era pintor: sembrado en nuestro suelo

Dejó de su arte el germen poderoso

Y en todo pecho blando y generoso

Amor profundo, turbación y duelo. (1)

 

 

1- 1- Jorge Rigol. La Academia. Juan Bautista Vermay. En: Apuntes sobre la pintura y el grabado en Cuba. De los orígenes a 1927. Editorial Letras Cubanas. La Habana, 1982, p. 102.

Artes visualesFranciahistoriaLa Habana

Compartir

Artículos relacionados

1_INVITACION DIGTAL low

Ciclo de conferencias Arte, literatura e identidad en la Barcelona del 1900

Septiembre 8, 2016

Por: Lic. Bárbara Beatriz Laffita Menocal   El ciclo de conferencias Arte, literatura e identidad en la Barcelona del 1900 abordará diferentes aspectos de la cultura catalana hacia finales del siglo XIX y principios del XX, con énfasis especial en los ámbitos de la ... más>>

IMG_2453

Un recorrido gratis y libre por la National Gallery de Londres

Agosto 8, 2016

Uno de los aspectos distintivos de la vida cultural de Londres es que atesora grandes patrimonios artísticos e históricos. Se ha convertido, desde décadas, en un referente a nivel internacional y núcleo aglutinador de visitantes de todo el mundo. Precisamente, uno de ... más>>

IMG_1675

Andares Virtuales “Museo del Louvre”

Julio 12, 2016

Rutas y Andares, verano de 2016 El miércoles 6 de julio, el Palacio del Segundo Cabo: Centro para la interpretación de las relaciones culturales Cuba – Europa, fue el punto de encuentro para salir hacia un recorrido por el Museo del Louvre. Desde La Habana y hasta ... más>>

IMG_9323

La Habana, Ciudad maravilla del mundo moderno

Junio 22, 2016

Si París vale una misa, La Habana bien merece ser conocida como Maravilla del Mundo Moderno. Puede que otras urbes sean más bellas, pero la nuestra tiene rasgos que la hacen excepcional. Su mixtura arquitectónica, la jovialidad y hospitalidad de su gente y sobre todo  ... más>>

IMG_8940

Conferencia Dr. Félix Julio Alfonso López “La Habana, Ciudad Mágica”

Junio 10, 2016

El pasado miércoles 8 de junio tuvo lugar en la Sala Polivalente del Palacio del Segundo Cabo, Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales Cuba-Europa, el ciclo de conferencias iniciado en el marco de las celebraciones por el otorgamiento a La Habana de la ... más>>

Ver todos los artículos relacionados (72)

DÉJANOS UN COMENTARIO


*