1(1)

Dos himnos nacionales

1(1)

Octubre 4, 2021

 

La Revolución Francesa fue un faro para las revoluciones que le sucedieron, entre ellas la cubana. Su himno, La Marsellesa, se convirtió en un símbolo internacional para los pueblos. Compuesta por Joseph Rouget de Lisle, en 1792, nació en tiempos de guerra y revolución. Cuenta con 7 estrofas, aunque generalmente se cantan la primera (a veces la sexta y la séptima) y el estribillo.

Nuestro Himno Nacional también nació en medio de la efervescencia bélica y recibió influencias de La Marsellesa, de ahí la similitud entre sus letras. Los patriotas que lucharon en la Guerra de los Diez Años estuvieron inspirados por los ideales de igualdad, libertad y fraternidad.

En 1867, algunos de los integrantes del Club Revolucionario de Bayamo solicitaron a Pedro (Perucho) Figueredo que compusiera La Marsellesa “de los cubanos”. Un año después, el 20 de octubre de 1868, en la Plaza Mayor de Bayamo, el pueblo enardecido por la primera victoria de las fuerzas insurrectas pidió a Perucho ponerle letra a la música que había compuesto en 1867 para que acompañara a los revolucionarios en su lucha por la independencia. Inspirado en el himno galo, Perucho rindió homenaje a los ideales revolucionarios del pueblo. Nació así lo que hoy cantamos como Himno Nacional.

Ambos, La Marsellesa y La Bayamesa, nacieron en las mismas circunstancias, en plena guerra y en el interior del país; para luego expandirse por toda la nación, al ritmo de batallas.

La Marsellesa

(Estribillo)

¡A las armas, ciudadanos!

¡Formad vuestros batallones!

¡Marchemos, marchemos!

¡Que una sangre impura

inunde nuestros surcos!

 

La Bayamesa. Himno nacional de Cuba

(Primera y segunda estrofas)

Al combate corred, bayameses,

que la patria os contempla orgullosa.

No temáis una muerte gloriosa,

que morir por la patria es vivir.

 

En cadenas vivir es vivir

en afrenta y oprobio sumido.

Del clarín escuchad el sonido.

¡A las armas, valientes, corred!

Bolero

Bolero, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación

Bolero

Septiembre 6, 2021

 

El bolero recibió el pasado 24 de agosto de 2021 la distinción de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación. El acto de entrega coincidió con el 102 aniversario del natalicio del intérprete cubano Benny Moré y los 120 de Luis Marquetti, conocido como el gigante del bolero.

Cuenta con más de 150 años de cultivo en Cuba. Surgió alrededor de 1840 y se estima como primer bolero el escrito por el cubano José “Pepe” Sánchez en Santiago de Cuba bajo el nombre de Tristezas. De este modo, se originó formalmente el género con el clásico acompañamiento de guitarras y percusión. Con los años, el bolero evolucionó de música de cantinas y peñas a música de serenatas.

Según el musicólogo cubano Argeliers León, la música yucateca desempeñó un papel importante en el nacimiento del bolero cubano, debido a la mezcla del rasgueado y punteado que se introdujo en el país a finales del siglo XIX, algo que se hizo muy popular en todos los países hispanoamericanos.

La titulación recibida por este romántico, suave y conmovedor género musical, representa además un escalón superior en la conformación del expediente de candidatura para incluirlo en el inventario del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, que declara la Unesco. Dicho expediente se elabora de manera conjunta entre Cuba y México, con el interés de establecer un plan de acciones para garantizar su prevalencia en la cultura cubana y mexicana.

1

Rumba cubana

1

Agosto 31, 2021

 

En 2016, la Unesco declaró Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad a la rumba cubana, considerada una mezcla festiva de baile y música del pueblo cubano.

La rumba nació en las barriadas urbanas de la isla en el siglo XIX y con el tiempo se le definió como la madre de los ritmos y bailes latinos. Es un género musical y danzario vinculado a la cultura africana y posee, además, elementos característicos de la cultura española como el flamenco.

En su interpretación se desarrollan formas verbales y gestuales como cantos, palmadas, movimientos eróticos y un lenguaje corporal muy sugestivo, acompañados de instrumentos de percusión que crean una base rítmica repetitiva. Sobre esta base, el percusionista o el cantante va improvisando. También, las herramientas de trabajo y los utensilios domésticos forman parte fundamental de esta práctica cultural.

La rumba puede distinguirse en tres tendencias principales: el yambú y la columbia, nacidos en la provincia de Matanzas; y el guaguancó, de La Habana. El baile puede ejecutarse solo o en pareja, de acuerdo al estilo que se ejecute.

La rumba se ha convertido en un patrimonio oral e inmaterial de gran importancia para la tradición festiva del pueblo cubano, en la que confluyen la tradición y la contemporaneidad.

dest El Son

El son cubano

El Son

Abril 19, 2021

El son cubano es un baile de pareja y un género musical original de Cuba que fusiona elementos musicales africanos y españoles. Es sinónimo de ritmo y cadencia, producto del mestizaje que tanto caracteriza nuestra cultura. Su estructura musical existe en otros países del Caribe con diversos nombres y variaciones pero aquí hablamos del genuino, del cubano, nacido en las montañas de Cuba y que ahora conocemos con el nombre de salsa.

El son cubano alcanzó mucha popularidad en los años treinta y hoy en día es considerado uno de los géneros de música bailable de mayor influencia en el mundo.

Desde donde se tienen registros, los primeros sones fueron interpretados alrededor de la segunda mitad del siglo XVI dado por la fusión de las tradiciones musicales africanas de origen bantú con las tradiciones musicales españolas. Esta fusión resultó en el son, un género completamente autóctono de Cuba. En él se mezclan los sonidos de los instrumentos de cuerda con los de percusión: la guitarra, el tres, los bongós, las maracas y las claves.

El baile del son surgió al mismo tiempo que la música. Al principio el baile causó un escándalo enorme, incluso fue prohibido por ser una amenaza al orden público y a las buenas costumbres. A pesar de esto, la popularidad del baile no se pudo evitar, convirtiéndose, eventualmente, en un baile pionero de gran influencia que estableció los fundamentos básicos de los bailes latinos como la salsa y el mambo. Los pasos y movimientos son similares a los de la salsa que se bailan hoy en día.

El son cubano tradicional ya no tiene la enorme popularidad que tuvo durante los años treinta, sin embargo, sigue teniendo fervientes seguidores en Cuba y en países tales como Puerto Rico, República Dominicana, Venezuela, Colombia, Perú, Estados Unidos y España.

Música alternativa

Música alternativa

Música alternativa

El mundo de la música y el baile alternativo en Cuba incluye géneros foráneos de gran arraigo, como el rock, el pop y el hip hop, surgidos en Europa y Estados Unidos.

A partir de los años 60 del pasado siglo, la radio y la televisión cubanas difundieron agrupaciones españolas que popularizaron, en castellano, temas escritos originalmente en inglés. Encontraron seguidores e imitadores en el país, aunque fue la poderosa corriente protagonizada por The Beatles y The Rolling Stones los que marcaron en panorama musical de la época. Luego, en su desarrollo, la escena alternativa cubana se nutrió de otros referentes internacionales.

El pop, el rock y el hip hop mantienen en la actualidad tendencias más apegadas a los modelos originarios. Junto a exponentes que han creado un repertorio propio, coexisten otros que cultivan un repertorio de la década de los 60′, como principal fuente de influencia.

Se asumen formatos abiertos, como bandas de rock o grupos de diferente composición, que utilizan de forma protagónica los instrumentos electrónicos.

1

Música Campesina

1

En las áreas rurales de Cuba se manifiestan géneros musicales y danzarios que guardan estrecha relación con sus antecedentes hispánicos. Muchos de ellos utilizan décimas o cuartetas, al estilo más tradicional. Su improvisación se llama repentismo y es uno de sus mayores atractivos. Controversias, seguidillas, rondas y diálogos poéticos, pie forzado, entre varias modalidades, son el modo en que se manifiesta la música campesina en fiestas populares, como las canturías, guateques y parrandas, así como en presentaciones formales.

Cristaliza como género en el siglo XVII, cuando españoles de origen canario y criollos unifican elementos musicales y poéticos. La música campesina es la manifestación que más evidencia los nexos entre Cuba y España. El punto cubano, género musical cultivado en Iberoamérica, ofrece a España y la Isla numerosos aportes de ambas partes.

El zapateo, la karinga, el tumbantonio, el papalote y Doña Joaquina son bailes que acompañaron al punto inicialmente y que hoy están en desuso. El punto, en tanto género, se ha mantenido estable desde su surgimiento. Su transcendencia se observa en el vínculo con otros géneros y manifestaciones musicales, como la guajira, la criolla y el son guajiro.

dest

Escena Franco-haitiana

Tumba francesa: La Caridad de Oriente. Oficina del Conservador de la ciudad de Santiago de Cuba

Tras la Revolución haitiana, a finales del siglo XVIII, colonos franceses y esclavos de ese país caribeño se radican en las zonas cafetaleras de Santiago de Cuba, Holguín y Guantánamo, al Oriente de Cuba, donde mantienen sus diferentes expresiones de música y baile.

La tumba francesa es una danza de salón propia de los esclavos, blancos y mulatos pobres haitianos que imita la música de los bailes de la corte francesa. Estas fiestas adoptaron rasgos peculiares del medio sociocultural donde se desenvolvían, hasta insertarse orgánicamente en el folklore cubano. Ha influido en otras manifestaciones populares como las congas, las comparsas, y géneros musicales como el changüí guantanamero. En la actualidad, la tradición se mantiene bastante fiel a su origen.

Dentro del formato tímbrico, los principales instrumentos son el catá, el premier o radublé, el bulá, el second, la tamborita y el chachá

concierto-leo-brouwer - copia

Escena Concierto

Maestro Leo Brower

Durante la colonia, en los teatros y otros escenarios comenzaron a interpretarse en la Isla géneros musicales y danzarios europeos como expresión de las clases dominantes. Estos respondían a los más diversos estilos y compositores relevantes de Italia, Francia, Rusia, Austria o Alemania.

La escena de concierto acoge las expresiones músico-danzarias relacionadas con la música sinfónica, de cámara, coral, electroacústica, el ballet clásico, la danza moderna y la contemporánea.

Junto al repertorio clásico universal, la música de concierto y el ballet incorporan las tendencias más contemporáneas de función concertante.

En Cuba existen festivales internacionales de ballet, danza contemporánea y de música de concierto de gran relevancia, y se mantienen los vínculos docentes y artísticos con instituciones similares en diversos países de Europa.

Los formatos orquestales se componen instrumentos solistas, con especial destaque del piano, el violín, la flauta, etc., mientras que las agrupaciones de cámara se clasifican en  dúos, tríos, cuartetos de cuerda, quintetos de viento, orquesta de cámara, orquesta sinfónica, coros, bandas de concierto.

dest

Escena Dancística

Orquesta Aragón

La música y el baile cubano de salón tienen raíces en Europa. Con la llegada de los españoles a la Isla, se dan a conocer diversas manifestaciones músico-danzarias, entre ellas, los bailes de salón propios de las cortes. Muchos de ellos procedentes de Inglaterra y Francia, pero adoptados por las cortes españolas, alcanzaron su auge en el siglo XVIII.

La expresión más trascendente es la contradanza, la cual llega a Cuba por varias vías: los bailes de corte españoles, los emigrantes franco-haitianos y los ingleses que llegan con la Toma de La Habana. En su desarrollo va asumiendo elementos criollos aportados por negros y mulatos. Su principal aporte es una célula rítmica de antecedente africano que la hizo más movida: el cinquillo. Este género va evolucionando y da lugar a otros como la danza y el danzón. La presencia de rasgos de otros géneros de ambientes populares como el son, propicia el surgimiento de otros como el mambo y el chachachá.

Las orquestas típicas o de viento fueron los formatos que dieron vida a este tipo de música. Luego sufrieron transformaciones que las convirtieron, en el siglo XX, en las llamadas charangas francesas.

En su evolución, estos géneros han sido incorporados a la música instrumental y de concierto, y son interpretados con los formatos más diversos.